Viernes de Dolores en MÉXICO: tradicional festividad religiosa

Coloridos y atractivos altares: como todas las tradiciones mexicanas, el altar tiene un particular colorido, con flores perfumadas, así como simbólicos y espirituales elementos religiosos.



Por MALINCHE

CIUDAD DE MÉXICO, 05 de Abril — 2017.-  Cada 7 de abril se celebra en México el tradicional Viernes de Dolores, una colorida festividad religiosa, en un país eminentemente católico.

 Esta tradición data del siglo XVIII adoptada también en países europeos.

México lo celebra dedicando a la Virgen de los Dolores atractivos y coloridos altares llenos de símbolos y significados que la cultura mexicana y la religión católica proyectan respetuosamente, haciendo honor a la Virgen María, festividad previa al Domingo de Ramos, con la que inicia la Semana Santa o Semana Mayor.

FESTIVIDAD POPULAR

El altar se instala en las casas donde cuyas familias desean hacerlo, de manera especial en los barrios populares que conservan latente esta tradición, así como en las iglesias y museos en donde se acostumbra que el visitante ese día se presente ante la imagen de la Virgen Dolorosa a darle el pésame por la próxima muerte de su hijo Jesús, que será crucificado el Viernes Santo.

Como todas las tradiciones mexicanas, el altar tiene un particular colorido, con flores perfumadas, así como simbólicos y espirituales elementos religiosos que lo convierten en un singular atractivo.

 Destaca, en primer lugar, una imponente imagen o escultura de la Virgen de los Dolores, al pie de una cruz con su hijo crucificado.

 Se sitúan naranjas agrias a las que se insertan siete pequeñas banderitas de papel picado, significando con el agua el amargo sentimiento de la muerte de Cristo.

 Las banderitas son de color morado y blanco y representan los siete dolores de la Virgen.

 Cereales como el trigo, que se siembra en macetitas durante 15 días antes de colocarlas, representan la resurrección de Cristo. Y las flores moradas simbolizan la tristeza de María.

 Atraen la atención las aguas de colores y diversos sabores con azúcar en vitroleros, para personificar que el corazón de María siempre es dulce. Además, las semillas de chía representan las lágrimas de la Virgen. Y las uvas, hacen referencia a la sangre de Cristo.

 Vistosos monogramas donde la “M” y la “A” sobrepuestos simbolizan el nombre de María y el corazón traspasado por una o siete espadas. Las velas y veladoras no faltan, significando la luz.

ALTARES:
PODEROSO ATRACTIVO TURÍSTICO

 Los altares constituyen un poderoso atractivo para los visitantes de los museos, destinados a conservar esta costumbre que distingue a México como un país cuyas tradiciones culturales son muy emblemáticas, incluso a través del tiempo.

 Un magnífico panorama para los turistas —nacionales e internacionales, en esta especial temporada— constituye conocer y admirar estos atractivos altares y, además, asombrarse de la creatividad inagotable de los mexicanos.

 A ti, amable lector, te invitamos a disfrutar de la galería de fotos adjunta observando los detalles y elementos que conforman estos bellos altares que, cada año el Viernes de Dolores, se escenifican en la República Mexicana.

GALERÍA DE FOTOS