TRAS 16 DÍAS PONEN FIN A LA HUELGA DE TRIPULANTES DE CABINA “LAN EXPRESS”

Fuentes del Sindicato STCLE, advirtieron que “cada uno de los 16 días de huelga fuimos activos promotores del diálogo, no con discursos ni estrategias comunicacionales, sino con hechos, incluso cediendo en demandas importantes, como el reajuste y un día más de descanso, nuestras principal demanda para recuperar la salud al volar; pero tal acuerdo no fue posible”…

Fotografía de la página final del nuevo contrato colectivo, firmada por representantes de la empresa el 23 de marzo y firmado por representantes del Sindicato el 25 de abril.

SANTIAGO (Chile), 26 de Abril — 2018.-  El Sindicato de Tripulantes de Cabina Lan Express (STCLE) ha puesto fin a la huelga legal que se ejecutó durante 16 días en busca de condiciones laborales que garanticen la salud y resguarden la seguridad de los vuelos, principal función de los tripulantes de cabina de LATAM.

La unidad y fortaleza de los trabajadores de este Sindicato significó una dura y coherente defensa por demandas que, convencidos, son justas y necesarias.

Fuentes del Sindicato STCLE, advirtieron que “cada uno de los 16 días de huelga fuimos activos promotores del diálogo, no con discursos ni estrategias comunicacionales, sino con hechos, incluso cediendo en demandas importantes, como el reajuste y un día más de descanso, nuestras principal demanda para recuperar la salud al volar; pero tal acuerdo no fue posible”.

“Los representantes de LATAM —agregaron—, simplemente se negaron a negociar, dialogar o entregar opciones para llegar a un acuerdo; en cambio, tergiversaron mañosamente los hechos y mintieron a la opinión pública en más de una ocasión, transgrediendo constantemente sus obligaciones éticas y legales durante la negociación colectiva”.

 PRECARIZAR
CONDICIONES LABORALES
 

Los pasajeros pudieron vivir en carne propia esta paralización, lo que a la empresa pareció no importarle paralizar a un país entero para intentar destruir la organización sindical y precarizar las condiciones laborales, argumentaron los huelguistas.

“Estamos convencidos —agregaron— que ese fue y es su objetivo. Hemos resistido con fuerza y dignidad. La tarde de este miércoles 25 de abril, los socios del Sindicato en asamblea apoyaron mayoritariamente aceptar la última oferta ingresada a la Inspección del Trabajo por la empresa antes de la huelga, el 23 de marzo pasado, posibilidad que faculta el artículo 346 del Código Laboral. Esta alternativa le permite a los trabajadores mantener las mismas condiciones de contrato colectivo vigentes durante los últimos 4 años. De este contrato quedan excluidos los artículos que la empresa intentó imponer para precarizar la carrera funcionaria y el trabajo dentro de la Compañía y conserva la potestad de no extender los beneficios de este contrato colectivo a los no sindicalizados, punto de principal disputa durante esta negociación”.

 

APREMIOS Y
PRESIÓN INDEBIDA

Los sindicalistas dijeron repudiar públicamente la actuación de la empresa, tanto con los trabajadores como con los pasajeros. Aseguraron sufrir en el proceso apremios y presión indebida, con mentiras y campaña sucia con los socios a través de correos electrónicos, whatsApp y llamados telefónicos, intentando que se aprobara su oferta y luego para que se descolgaran de la huelga.

Señalaron que durante la huelga, LATAM demandó al Sindicato por difundir los resultados del Estudio de Fatiga realizado por académicos de la Universidad de Santiago y realizó reemplazos ilegales.

“Además —relatan—, hoy quiere desconocer el derecho legal de los trabajadores a terminar la huelga. Esto nos parece completamente inaudito. Aquí queda demostrado que la intención de la empresa en todo momento fue empeorar nuestra condiciones, y por eso no acepta el fin de la huelga. Se hace evidente que todo lo que han dicho respecto a nuestras peticiones era falso, ya que ni siquiera aceptan seguir con el contrato anterior”.

La opción de aceptar la última oferta es completamente legal —según advierten miembros del sindicato—, y anuncian responder a todas las dudas que se tengan al respecto. Se adjuntan las bases legales claras al final de este documento.

Esta opción legal disponible en la legislación actual, no es lo que buscaba esta negociación colectiva, “pero hemos considerado —explican— que es la opción que mejor protege y resguarda los derechos de los trabajadores del Sindicato, los actuales y lo que vienen, de manera colectiva; y evita la salida individual del conflicto ante una empresa que durante 7 días se negó a conversar”.

Señalan que “tenemos al frente a una gigante de la aviación de la región, despiadada a la hora de ejecutar sus políticas, desconociendo su principal capital, sus trabajadores”.

Los efectos de la fatiga, documentados en el estudio de la USACH, respalda lo que los trabajadores de LATAM experimentan cotidianamente, denunciado en este proceso de negociación: “Por lo tanto —advierten—, continuaremos trabajando para que otros organismos estatales se hagan cargo y tomen las medidas necesarias frente al riesgo psicosocial que presenta nuestro trabajo. Dentro de los próximos días estamos citados a la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados para exponer la situación. El estudio también fue presentado al Ministerio de Salud, quien encargó un sumario sanitario a la empresa. Igualmente fue presentado a la DGAC, quien está analizando los resultados para tomar las medidas pertinentes”.
Lamentan los sindicalistas que la empresa haya perdido la oportunidad de llegar a un acuerdo que cuidará la salud de sus trabajadores y la seguridad de sus pasajeros.

Además, no pueden dejar de mencionar que la empresa no pidió servicios mínimos, garantía que le daba la ley para poder seguir operando durante la huelga. Esto, sumado a la negativa de terminar la huelga es, para los sindicalistas, un claro indicio de su intención de paralizar al país para presionar a que se considere a LATAM como empresa estratégica donde los trabajadores pierdan su derecho a huelga.

 INFORMACIÓN A LA
OPINIÓN PÚBLICA

Aseguraron mantener informada a la opinión pública de los resultados de cada una de estas iniciativas y demandas, en un esfuerzo de transparencia necesaria para evidenciar las estrategias de LATAM con sus trabajadores y con sus pasajeros.

Por último, agradecieron a la ciudadanía y en especial a los pasajeros de la Compañía, quienes les brindaron su apoyo en todo momento, a pesar de los efectos negativos que esta paralización pudo ocasionar en sus vidas. “Sentimos —advirtieron— que a pesar de las molestias, comprendieron lo justas que han sido nuestras demandas”.

BASES LEGALES DEL FIN DE LA HUELGA DE TRIPULANTES DE CABINA LAN EXPRESS

1.- Con fecha 23 de marzo la empresa presentó su última oferta conforme al artículo 346 del Código del Trabajo.

2.- Dicha oferta cumplía con los requisitos del Artículo 357 del Código del Trabajo, lo que permitió a la empresa ofrecer a los trabajadores reintegrarse a sus labores a partir del día 16 de la huelga, plazo que se cumplió el día de ayer. Los trabajadores que se reintegraron lo hicieron con las condiciones y beneficios establecidos en dicha última oferta, tal como señala la ley y tal como comunicó la empresa en los múltiples mensajes que emitió promoviendo el descuelgue. 

3.- Atendida la intransigencia de la empresa, que se ha negado explícitamente a reunirse con el Sindicato desde el martes 17 de abril, desatendiendo incluso la invitación de la propia Dirección del Trabajo, del pasado día lunes 23, a la cual no concurrió, la asamblea aprobó la suscripción de la última oferta del empleador, vigente desde el 23 de marzo de 2018, lo que se notificó a la empresa y a la Inspección del Trabajo el día de ayer, poniendo fin a la huelga legal.

4.- Con fecha de hoy, la empresa ha señalado desconocer la atribución que nos asiste de poner término a la huelga y suscribir la última oferta. Es inaudito e incomprensible que una empresa entienda que el sindicato no puede poner fin a una huelga legal, toda vez que este es un derecho que ejercen los trabajadores. No deja de sorprender que, dado el enorme impacto que la huelga ha tenido en el país, generando dificultades de distinto tipo a lo largo del territorio, lo que la empresa ha lamentado públicamente, sea la misma empresa la que pone todo tipo de obstáculos al restablecimiento de las operaciones normales de la compañía.

5.- La doctrina de la Dirección del Trabajo y de los Tribunales ha sido consistente en señalar el derecho de la comisión negociadora de los trabajadores a suscribir la última oferta vigente en cualquier momento de la negociación. Este es el derecho que hemos ejercido. Sería absurdo que se pudiera entender que dicha última oferta sólo está vigente para el descuelgue individual de los trabajadores, pero no para la decisión colectiva del sindicato, que es la legítima contraparte en el proceso de negociación.

6.- Hacemos un llamado a la empresa a abandonar las prácticas dilatorias, a asumir el resultado de esta negociación y restablecer a la brevedad las operaciones, en beneficio de nuestros pasajeros.